Croquetas de mejillones ALBO

¿Cómo preparar croquetas de mejillón?

Icono dificultad media

Dificultad: media

Icono tiempo

Tiempo: una hora

Icono cocinado

Requiere cocinado: SÍ

Esta receta es una de esas elaboraciones que suelen gustar a todo el mundo, y que realmente no tienen una gran dificultad. Sí es verdad que el tiempo de elaboración es un poco largo, así que si tienes prisa, mejor déjalo para otro día.
Sin embargo, lo bueno de las croquetas es que puedes hacer una gran cantidad y congelarlas. Si lo ves de esta forma, es más una inversión de tiempo que una pérdida. Además, las croquetas de mejillón, a diferencia de las más clásicas, consiguen que puedas experimentar un sabor muy intenso de mar, con la suavidad de la bechamel.
Descubre ahora cómo elaborar paso a paso las croquetas de mejillón.

Ingredientes que vamos a usar

Antes de entrar en la cocina asegúrate que dispones de todos los ingredientes necesarios (para 4-6 personas):  
 
1 lata ALBO de mejillones  
1 cebolla grande 
1 pimiento de piquillo en lata 
Aceite de oliva virgen extra 
90 gr de mantequilla 
90 gr de harina 
1 litro de leche 
2 huevos 
Pan rallado fino 
500 ml de aceite de girasol para freír 
Sal 
Nuez moscada 
Pimienta 

¿Qué vamos a necesitar?

Una sartén 
Una freidora 
Varillas para remover 
Una tabla de corte 
Un cuchillo bien afilado 
Una bandeja 
Un par de platos llanos 
Un plato hondo 
Un microondas 
Un pincel de cocina 
Rollo de film transparente 
Rollo de papel de cocina 

¿Cómo preparar deliciosas croquetas de mejillones?

Si quieres descubrir cómo se elabora esta sabrosa receta sigue los siguientes pasos uno a uno. 

Paso 1: Prepara la mezcla 

Corta en trocitos muy pequeños la cebolla, casi en juliana. En una sartén pon un chorro de aceite de oliva virgen extra y caliéntalo. Dora la cebolla poco a poco. Paralelamente saca los mejillones de la lata, escúrrelos y trocéalos. Haz lo mismo con el pimiento. Añade ambos ingredientes a la cebolla y deja que se hagan un par de minutos. Cuando estén listos reserva la mezcla.  
 

Paso 2: Elabora la bechamel 

Lo más importante para elaborar la bechamel es tener paciencia. En una sartén pon a fuego bajo los 90 gramos de mantequilla. Mientras se derrite, calienta la leche en el microondas, no demasiado, simplemente para que coja temperatura. Cuando se derrita la mantequilla añade la harina y remueve con la varilla durante unos dos minutos, hasta que tengas una pasta, llamada roux. Ahora incorpora poco a poco la leche al mismo tiempo que no paras de remover con la varilla. Intenta que la leche que añadas se incorpore a la mezcla para echar más. Este proceso durará unos 25 minutos. Finalmente añade nuez moscada, sal y pimienta al gusto. 
 

Paso 3: Mezcla 

Incorpora a la bechamel la mezcla de mejillones, cebolla y pimiento. Déjalo 5 minutos a fuego muy muy bajo y remueve de vez en cuando para que no se pegue. Unta una bandeja con un poco de mantequilla y vierte la bechamel en ella. Pinta con un poco de mantequilla derretida la mezcla por encima. Ponle papel de film y déjala reposar 12 horas en la nevera. 
 

Paso 4: Moldea y reboza 

Saca la mezcla de la nevera y empieza a moldear las croquetas. Puedes darle la forma que quieras, esto lo dejamos a tu gusto. Pásalas por el pan rallado, después por el huevo batido y de nuevo por el pan rallado. De esta forma estarán mucho más esponjosas y sabrosas. Cuando hayas hecho toda la cantidad, puedes congelar aquellas que no vayas a hacer. El resto déjalas reposar durante una hora. 
 

Paso 5: Fríe 

Calienta el aceite en la freidora, o si no tienes, en una sartén, aunque debes echar mucha cantidad. Espera a que el aceite esté bien caliente y fríelas. Cuando estén doradas por fuera, retíralas a un plato con papel de cocina. De esta forma retiraremos el exceso de grasa. Deja que se templen y prepáralas para servir.